Hola, A causa de la gran cantidad de comentarios, los cuales muchos de ellos son similares, es decir a los valores de referencia para positivo e decidido restringir los comentarios solo a usuarios registrados, no por ello dejar de responder a las personas de manera anónima, esto mediante una consulta, en la parte derecha del blog o directamente al correo sexoadoo@gmail.com
gracias por la confianza y la comprensión.

Síndrome de Varicela Congénito Y Culebrilla


Síndrome de Varicela Congénito

Las infecciones in útero en el primer trimestre pueden causar serios problemas. Este es el caso del síndrome de varicela congénita que implica escaras en las extremidades, daño al lente ocular, la retina, y el cerebro y microftalmia.

La infección de la madre, quien presumiblemente no ha sido previamente infectada y por tanto no posee anticuerpos anti-varicela, en un periodo cercano al parto puede conllevar una infección del infante. Puesto que el infante no tendrá anticuerpos maternos contra la varicela y tiene una inmunidad celular todavía inmadura, puede sucumbir a la enfermedad con una tasa de mortalidad de hasta 35%. Si la madre se infecta cerca del término del embarazo, ambos ella (antes del parto) y su bebé (inmediatamente luego del parto) han de ser tratados con inmunoglobulina de varicela. La mayoría de los niños, no obstante, obtienen anticuerpos maternos transplacentariamente y están protegidos de la enfermedad.

Culebrilla


Luego del periodo infeccioso, el virus puede migrar a los ganglios asociados con áreas en las que el virus se replica activamente. El virus puede entonces ser reactivado bajo situaciones de tensión (estrés) o de supresión del sistema inmune. Esto usualmente ocurre en etapas avanzadas de la vida. La recurrencia de la replicación de la varicela se acompaña de dolor radicular severo en áreas discretas, aquellas inervadas por el nervio en el que la infección latente ha ocurrido. Unos días más tarde lesiones similares a la de la varicela suceden en áreas restringidas (dermatoma) que son inervadas por un único ganglio. Nuevas lesiones aparecen en dermatomas adyacentes y alejadas. La reactivación puede afectar el ojo vía el nervio trigémino (uveítis, queratitis, conjuntivitis, oftalmoplegía, iritis) y el cerebro mediante los nervios craneales VII y VIII (Parálisis de Bell y Síndrome de Ramsay-Hunt). Las lesiones cutáneas son un tanto diferente a las de la varicela, estando restringidas a pequeñas áreas de piel, usualmente en el tórax. Son pequeñas y cercanas unas con otras. Son maculopapulares con una base eritematosa y usualmente se resuelven en más o menos 2 semanas. La reactivación puede llevar a sensación crónica  de quemazón o a un dolor pruriginoso llamado neuralgia post-herpética, la cual se observa principalmente en pacientes mayores de edad. El dolor puede perdurar luego de que la dermatitis haya curado (meses o años). Con frecuencia se asocia una sensibilidad aumentada al tacto (hiperestesia o causalgia) con la neuralgia post-herpética.

Los pacientes son SIDA con frecuencia manifiestan recurrencias multi-dermatomales de infección por varicela. En algunos pacientes con SIDA también se da una forma crónica verrucosa.

Diagnóstico
Tanto la varicela como la culebrina son diagnosticadas por su apariencia característica pero un diagnóstico definitivo puede realizarse por cultivo del virus de las lesiones (un procedimiento difícil) seguido de detección de antígenos. La apariencia característica de las células en los especimenes biopsiados de las lesiones cutáneas también puede usarse para diagnóstico.

Tratamiento
Al igual que con el VHS, el aciclovir (u otros análogos nucleósidos) pueden ser útiles, en particular en la prevención de la diseminación en los pacientes inmunosuprimidos. La inmunoglobulina de la varicela también puede usarse. Normalmente, no obstante, solo se usa tratamiento sintomático en los niños, que se recuperan rápidamente si tienen una adecuada respuesta inmune mediada por células.  

Vacuna
Hay una vacuna de virus vivo atenuado y se usa en los Estados Unidos. Conlleva la producción de anticuerpos y de inmunidad mediada por células. Puede administrarse post-exposición.