Hola, A causa de la gran cantidad de comentarios, los cuales muchos de ellos son similares, es decir a los valores de referencia para positivo e decidido restringir los comentarios solo a usuarios registrados, no por ello dejar de responder a las personas de manera anónima, esto mediante una consulta, en la parte derecha del blog o directamente al correo sexoadoo@gmail.com
gracias por la confianza y la comprensión.

sábado, 20 de diciembre de 2014

El estigma que rodea al herpes genital constituye una importante barrera para revelarlo, según un estudio británico

Estigma, revelado y herpes
Se ha documentado bien el estigma relacionado con el VIH y está tratado con detalle en el folleto de NAM VIH, estigma y tú. Sin embargo, el VIH sólo es una de las numerosas infecciones de transmisión sexual (ITS) relacionadas con degeneración moral, indeseabilidad y vergüenza. Al igual que el VIH, el herpes genital también es una infección viral de transmisión sexual estigmatizante que es tratable, pero incurable.
Sin embargo, hasta ahora ningún estudio en Reino Unido había medido el impacto de este estigma sobre el revelado de la enfermedad a las parejas sexuales. En consecuencia, un grupo de investigadores del Hospital Chelsea and Westminster de Londres realizó un estudio cuantitativo y cualitativo para descubrir el impacto del estigma de tener un herpes genital crónico sobre el hecho de revelarlo.

El estudio incluyó un cuestionario por escrito que fue distribuido entre los pacientes que tenían un diagnóstico de herpes genital desde hacía al menos un año en la clínica de salud sexual del Chelsea and Westminster (n=39) y también a través de un grupo activista de autoayuda, la Herpes Viruses Association (n=31). No hubo diferencias demográficas significativas entre los encuestados en los dos sitios.
De los 70 encuestados, 50 (72,5%) fueron mujeres, la mayoría de los encuestados (91%) fueron de raza blanca y el 98,5% eran heterosexuales. La mediana de tiempo desde el diagnóstico fue de 78 meses.

Revelado
No todos los encuestados respondieron a las preguntas sobre sus parejas sexuales y el revelado. De los 68 que respondieron a la pregunta, 63 (93%) habían tenido una pareja sexual desde su diagnóstico de herpes. De los que habían tenido parejas sexuales, 26 (38%) habían tenido una o dos, 17 (25%) habían tenido entre tres y cinco, 10 (15%) habían tenido entre seis y diez, y 10 (15%) habían tenido más de diez parejas.

De los 63 encuestados que respondieron a las preguntas sobre sus parejas sexuales, 62 contestaron a las preguntas sobre el revelado de la enfermedad. Un total de 33 (54%) había revelado en algún momento que tenían infección por herpes a todas sus parejas sexuales. Otros 23 (37%) lo habían desvelado a algunas de sus parejas sexuales y 6 (9%) no lo habían revelado a ninguna pareja sexual.

Sólo 55 de las 56 personas que afirmaron que habían desvelado su enfermedad respondieron a otra cuestión sobre el momento del revelado. Un total de veinticuatro (44%) declaró que siempre había desvelado su infección antes de practicar sexo por primera vez con una nueva pareja, 14 (25%) afirmaron que en ocasiones lo revelaron antes de practicar sexo por primera vez y 17 (31%) dijeron que siempre habían esperado a haber practicado ya sexo con una nueva pareja para revelarlo.
De forma aleatoria se eligieron siete (10%) encuestados para ser invitados a participar en entrevistas cualitativas: seis personas aceptaron, cinco de ellas de la clínica.

El grupo de investigadores cita a 2 participantes que confirman la hipótesis de que es más probable que se produzca el revelado a una pareja sexual apreciada (es decir, aquellas con la que se establece una relación, o es probable que se establezca).
"Para mí constituye un auténtico barómetro de cuánto quiero estar con esa persona... sólo voy a revelarlo a alguien que ya me haya dicho que me quiere." (Varón, 34 años, diagnosticado hace doce.)
"Le conté lo del herpes a una ex novia con la que estuve durante dieciocho meses, pero a ninguna de mis ligues de una noche, ya que entonces las desanimaría a tener sexo conmigo." (Varón, 39 años, diagnosticado desde hace 5.)

El grupo de investigadores señala que "el control de la información ha sido descrito como una defensa frente al estigma y las relaciones establecidas fueron contempladas como entornos 'más seguros' para revelar la información respecto al herpes... Los problemas descritos en las entrevistas respecto al revelado estuvieron ampliamente relacionados con el estigma y el no revelar la infección puede contemplarse como un mecanismo de defensa frente a ese estigma".

Estigma
El grupo de investigadores descubrió numerosos temas a partir de los datos cualitativos, pero hubo dos temas recurrentes principales: el estigma y las preocupaciones respecto al revelado de la infección.
Los autores escriben que "la descripción del estigma como algo experimentado por una persona queda claro en el miedo al rechazo, aislamiento y vergüenza presente en las entrevistas".
Los autores señalan que los entrevistados a menudo describieron su infección con una sensación de vergüenza o en términos similares a los de otras enfermedades estigmatizantes.
"Me siento como un leproso... Estos seis años me parecen una sentencia." (Varón, 38 años, diagnosticado hace seis años.)
"Sentí que ya estaba contaminada y que no podría encontrar a nadie." (Mujer, 33 años, diagnosticada desde hace 4.)

Ansiedad
El cuestionario también preguntaba sobre la ansiedad, sobre la base de la escala hospitalaria de ansiedad y depresión (HADS, en sus siglas en inglés). Un total de 69 participantes completó correctamente la HADS.
La puntuación media para la ansiedad fue de 7,9 y la mediana fue de 8. Las puntuaciones entre 8 y 10 se consideran casos leves de ansiedad mientras que puntuaciones entre 11-21 se consideran casos de moderados a graves. Aunque el 19% de los encuestados tuvo una puntuación entre 8 y 10, esto fue similar a la prevalencia esperada en la población general.
Sin embargo, 22 (32%) de los encuestados tuvieron una puntuación igual o superior a 11, que es más del doble de lo que cabría esperar en la población general (12,6%). El grupo de investigadores sugiere que "la infección por herpes genital [podría ser] un vehículo para otras preocupaciones, lo que resulta en una mayor ansiedad... [pero de cualquier modo, esto tiene] implicaciones tanto para la planificación como la implementación de servicios dirigidos a las personas con infección por herpes genital".

Conclusión y comentarios
Los autores creen que el revelado de la infección por herpes a las parejas sexuales "puede permitir que se considere el uso de métodos orientados a reducir las probabilidades de transmisión [del herpes]" y continúan sugiriendo que "el estigma, al promover el no revelado, puede contemplarse como algo que fomenta la transmisión".
Concluyen afirmando que "reducir el estigma podría aumentar el revelado y, por tanto, reducir la transmisión del [herpes] a las parejas sexuales al permitir un mayor comportamiento de reducción de riesgo".
Sin embargo, el grupo de investigadores no preguntó a los encuestados respecto a los riesgos, reales o percibidos, que estaban corriendo en términos de transmisión del herpes durante la práctica sexual, el tipo de sexo que practicaban o si practicaban sexo seguro. Un reciente estudio descubrió que el condón masculino de látex protege a ambos sexos de la transmisión del herpes.
Tampoco mencionan que en Inglaterra y Gales la transmisión sexual del herpes en ausencia de revelado podría constituir potencialmente un delito, al igual que en el caso del VIH y otras ITS, tras la publicación del borrador de política del Servicio Fiscal de la Corona sobre la persecución de casos que impliquen la transmisión sexual de infecciones que puedan provocar daños corporales graves. Esto podría haber afectado a la predisposición de los encuestados a responder a determinadas cuestiones respecto a su comportamiento sexual.
Además, actualmente se ha suscitado un gran debate entre los expertos en prevención del VIH respecto a la eficacia de confiar en el revelado como herramienta de prevención. Un artículo reciente que examinaba el impacto del enfoque del derecho penal para persuadir a las personas con VIH a que revelen su estado serológico a sus parejas sexuales concluye que "existen muchos fallos inherentes en el uso del revelado como estrategia de prevención".
De cualquier modo, los datos cualitativos y cuantitativos proporcionados por este estudio sugieren firmemente que el estigma continuo que rodea a todas las ITS (en este caso, herpes) contribuye a dificultar aún más el revelado y se añade a la evidencia disponible de que, en este aspecto, los mensajes de código penal y salud pública no están muy acertados.

Referencia: Bickford J et al. Chronic genital herpes and disclosure... The influence of stigma. International Journal of STD & AIDS 18: 589-592, 2007.
Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).