Hola, A causa de la gran cantidad de comentarios, los cuales muchos de ellos son similares, es decir a los valores de referencia para positivo e decidido restringir los comentarios solo a usuarios registrados, no por ello dejar de responder a las personas de manera anónima, esto mediante una consulta, en la parte derecha del blog o directamente al correo sexoadoo@gmail.com
gracias por la confianza y la comprensión.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Dispareunia


La dispareunia forma parte de los denominados trastornos sexuales causados por dolor.

Dicha disfunción se caracteriza por la aparición de algún tipo de dolor genital asociado a la práctica sexual con penetración.

Aunque ésta puede darse tanto en hombres como en mujeres, su prevalencia sobre la población femenina es considerablemente mayor, siendo poco frecuente entre los varones.

Sus causas pueden ser de índole física u orgánica, o bien de origen psicológico.

Síntomas de la dispareunia

Los síntomas de la dispareunia abarcan un gran elenco de sensaciones asociadas a la molestia genital, tales como dolor, escozor, quemazón e incluso picor.

Estas molestias pueden aparecer en cualquier momento del coito; ya sea al principio, durante o al final del mismo.

También pueden variar en función de la zona donde se experimentan; en la parte externa de la vagina, en la parte interna o en la zona pélvica en el caso de las mujeres y en la parte externa (prepucio, glande o escroto) o interna (testículos, próstata, uretra o vejiga) en el caso de los hombres.

Causas orgánicas de la dispareunia

La dispareunia puede tener su origen en problemas de índole física. A continuación, expondremos las causas orgánicas de la dispareunia, tanto para mujeres como en el caso de los hombres:

Causas orgánicas femeninas de la dispareunia:

  • Una de las causas más extendidas es la falta de lubricación vaginal; el consumo de determinados fármacos como los antihistamínicos, antidepresivos o hipertensivos, además de los estados carenciales de estrógenos como la menopausia o la lactancia, entre otros.
  •  Quizá el problema se esconda detrás de algún tipo de infección urogenital. 
  • ¿Utilizas determinados productos como jabones o cremas anticonceptivas? ¡Cuidado!
Algunos de estos productos pueden irritar tu zona vaginal. 
  • Determinadas enfermedades pélvicas, como la endometriosis o inflamación pélvica podrían originarla, consulta con tu médico. 
  • Cicatrices debidas a intervenciones médicas o anomalías congénitas, como la presencia de un himen rígido o de un útero en retroversión (el útero no se eleva lo suficiente durante la excitación sexual, recibiendo los golpes del pene durante el coito).
  • ¿Mantienes en forma tu musculatura vaginal? No está de más que cuides de ella, pues esto puede librarte de algún que otro problema.

Causas orgánicas masculinas de la dispareunia:

  • De nuevo las infecciones urogenitales salen a escena.
  • Ojo con la fimosis o frenillo corto. 
  • Puede que hayas desarrollado algún tipo de alergia o hipersensibilidad ante determinados productos como espermicidas y jabones, o al propio pH vaginal de tu pareja. 
  • Otra de las causas de la dispareunia en varones obedece a la presencia de curvaturas anormales en el pene.

Causas psicológicas de la dispareunia

El dolor genital ligado a la práctica sexual puede tener su origen en problemas que se esconden en nuestra cabeza. Estas son las causas psicológicas de la dispareunia:

  • Una educación sexual deficiente cargada de mitos y tabúes que fomente una actitud negativa hacia el sexo puede estar a la cabeza de ésta y muchas de las disfunciones sexuales existentes. El miedo o la culpabilidad hace que las relaciones sexuales no se desarrollen con normalidad y aparezcan problemas de distinta índole.
  • Otras causas que pueden fomentar la aparición de la dispareunia hacen referencia a unas prácticas sexuales carentes de prolegómenos, la incapacidad de crear un entorno agradable que propicie el desarrollo de una respuesta sexual carente de complicaciones o los problemas de pareja que pueden llegar a intervenir y agravar esta situación.
  • Distintos problemas emocionales como la ansiedad o la depresión influyen en nuestra manera de relacionarlos y actuar con los demás, originando un bajo deseo sexual que dificulta y entorpece enormemente los encuentros sexuales.
  • Por último, la historia de aprendizaje y las experiencias traumáticas pueden haber hecho mella en las relaciones futuras por la asociación entre dolor o peligro y sexualidad.

Tratamiento de la dispareunia

El tratamiento indicado para la dispareunia dependerá de si las causas que la provocan son orgánicas o psicológicas.

Si la causa obedece a cuestiones orgánicas será el médico quién valore el tratamiento más adecuado para cada caso en particular. Algunos de los ejemplos serían la prescripción de determinados fármacos, la terapia de sustitución hormonal o las intervenciones quirúrgicas, entre otros.

En el caso de que exista alguna causa de índole psicológica, se llevará a cabo un tratamiento sexológico de la dispareunia consistente en:

  • Conocer los entresijos de la sexualidad a través de la educación sexual, con el objetivo de conocer nuestro cuerpo, nuestras reacciones durante la respuesta sexual, y comprender por qué nos ocurre lo que estamos experimentando.
  • Desmontar mitos y falsas creencias asociadas a la misma, creadoras de miedos e inseguridades que debemos desmantelar para librarnos de su pesada carga.
  • Llevar a cabo sencillos ejercicios consistentes en lograr una excitación sexual adecuada y no exigente que nos ayude a reducir la tensión, la ansiedad y la anticipación de dolor.

Consejos para hacer frente a la dispareunia

  • Si tienes molestias durante tus relaciones sexuales no te resignes y acude a los profesionales que pueden ayudarte a disfrutar plenamente de tu sexualidad.
  • Otorga la importancia que se merecen a los preliminares y juegos previos para lograr un estado óptimo de excitación que favorezca la penetración.
  • Elige las posiciones sexuales que más te favorezcan; la penetración posterior y lateral evita la penetración profunda y si la mujer se coloca encima de su pareja podrá controlarla fácilmente.
  • Utiliza lubricantes que faciliten la inserción del pene y palien la posible falta de lubricación vaginal.
  • Cuida de tus músculos vaginales y aprende a contraerlos y relajarlos a placer.

Fuente: webconsultas